Sabe cuales son las pinzas de freno del vehiculo

El sistema de frenos de un vehículo consta de múltiples piezas, entre ellas las pinzas de freno. Algunos llegan a pensar que son parte de las pastillas o del disco; pero no, su función es presionar sobre las pastillas con la ayuda de un pistón, de esta manera se roza el disco, lo que reduce la velocidad de las ruedas.

El reemplazo de las pinzas o de sus elementos, es una de las labores más frecuentes que llevan a cabo los talleres mecánicos, debido a que los de tambor pierden su eficiencia por sobrecalentarse muy rápido por la poca ventilación. Por ello, son muchas las personas que prefieren cambiarle este tipo de freno a su coche. Es posible conseguir tres tipos de pinzas de freno:

Pinza rígida: también se les conoce como pinza de doble acción o fija. Ella va ajustada fijamente por encima del sistema de frenado. Por medio de 2 a 4 pistones ajustados alrededor del disco, se aplica la fuerza a las pastillas para que alcancen a frenarlo.

Pinza flotante: esta variante de pinza se apoya de tornillos guías para poder desplazarse. Utiliza solo un pistón, el cual al ser accionado, desliza una de las pastillas hacia el disco, mientras que a su vez la pinza se traslada al lado contrario para también ejercer presión.

Pinza oscilante: en este caso la pinza se sujeta de un solo perno. Cuando hace presión al freno, la pinza se gira hacia el sentido contrario del pistón. Según el sentido en el que vire en torno al perno, se impulsan las pastillas de alguno de los lados del disco.

¿Cuándo deben ser sustituidas las pinzas de freno?

En diferentes situaciones los problemas al frenar podrían deberse a las pinzas de freno. Pese a que no son elementos sujetos a roce, es posible que presenten menoscabos o averías. Es recomendable que durante las revisiones y mantenimiento se chequeen para determinar si hay fugas de liga de frenos; y, de ser así, es preciso cambiarlas.

Otra señal que alerta de inconvenientes, son las diferencias al frenar que surgen entre las ruedas que comparten eje. Para probar esas desavenencias se requiere de un frenómetro. Sin embargo, hay otros factores a tener presentes con las pinzas, como verificar que la presión ejercida no sea excesiva, si están demasiado corroídos, si los discos se calientan de más al opera el freno y la movilidad de las pastillas.

Si el daño es solo en los elementos que acompañan a las pinzas de freno, podrían sustituirse; no obstante, si es la pieza principal la afectada, hay que reemplazar el conjunto por completo. Para que eso no signifique salirse del presupuesto que disponga, podría adquirir piezas coche baratas en un desguace.